Se calcula que tres cuartas partes de los dueños de perros no recogen sus heces y estas suponen un peligro para la salud, sobretodo la de los niños.