Comemos petróleo sin saberlo, muchos colorantes y aditivos de la comida son derivados de este cuando existen opciones menos artificiales y naturales.